El Tute es un juego que ha llegado a conseguir un gran arraigo entre los jugadores Hispanos. Por mi parte ese juego me trae gratos recuerdos de años ya pasados. Pero bien, hablemos del juego en sí. Se trata de sumar la mayor cantidad de tantos posibles. Se puede jugar de a dos, de a tres, y también de a cuatro. Es versátil.

Se juega con la baraja española, de 40 naipes, sólo con las excepciones del tute subastado, y el tute pierde en medio, en los cuales son suprimidos los doses.

Las cartas tienen un orden especial, el cual es as, 3, rey, caballo (11), sota (10), 7, 6, 5, 4 y 2; y cada uno de estos valores tiene una puntuación distinta (as:11; tres:10; rey:4; caballo:3; sota:2, el resto se llaman cartas blancas y no tienen puntos) La sumatoria total de los punto da 120.

El tute original se jugaba con dos parejas las cuales trataban de ganar a sus contrarios mediante la obtención de la mayor cantidad de puntos. Para ganar los puntos, un jugador tira una carta de un palo, y el de la derecha debe hacer lo mismo, tratando de tirar una de mayor valor (esto tiene como nombre “asistir”). Pero si no se cuenta con una carta de mayor valor, se puede tirar cualquiera del mismo palo.